Salud Dental Para Todos

 

Sistema Internacional para la Clasificación y Gestión de Caries  (ICCMS)

Monitoreo

E-mail: Od. Marcelo Alberto Iruretagoyena

El monitoreo es considerado como  una  consulta posterior a un tratamiento para verificar signos y síntomas de una enfermedad. Generalmente se los divide en función del tiempo en:
  1. Inmediato (realizado a las 24 horas)
  2. Mediato (el plazo lo determina el nivel de atención y conducta del paciente)
Monitoreo inmediato:

Suele realizarse en la cirugía dental (Exodoncia, tratamiento antibiótico, etc) es un chequeo del estado local y general del paciente, para evitar complicaciones posteriores de difícil resolución y que pueden poner en riesgo la salud y vida del paciente.

Monitoreo mediato:

Debería ser el más común de los chequeos dentales dado que suelen realizarse a las semanas o meses de un tratamiento preventivo ó curativo.

Es importante entender los mecanismos de memoria de nuestro paciente, para tener éxito en los tratamientos preventivos que involucra el autocuidado. La curva del olvido fue descripta  por el filósofo alemán Hermann Ebbinghaus (1850-1909) que describe la pérdida exponencial de la información que uno ha aprendido El mayor descenso se produce en los primeros veinte minutos (Memoria a corto plazo) y el deterioro es significativo a través de la primera hora.

Un día después de haber recibido la información  el paciente suele olvidar hasta un 50% de las habilidades y conocimientos adquiridos en la consulta de información previa al tratamiento dental. Al segundo día el recuerdo no llega al 30% y a una semana no se recuerda ni el 10%.

Por ello el profesional debe emitir conceptos claros con respecto a la importancia de la higiene oral y de las consultas posteriores para evitar que se forme una cavidad en los dientes.

El tiempo entre las consultas de monitoreo se debe evaluar por medio del riesgo de caries y del grado de entendimiento de nuestro paciente, así como de la habilidad para manejar los elementos necesarios para la higiene oral.

Preferimos clasificar a los paciente en dos categorías (Dicotómica))

  1. Bajo riesgo de caries:
  2. Alto riesgo de caries.

A título de guía consideramos un paciente de bajo riesgo de caries con los siguientes indicadores de salud dental entre los dos primeros monitoreos. A los efectos de simplificar el examen mencionaremos los indicadores primarios, y los indicadores complementarios:

Indicadores primarios: indispensables para calificar el riesgo de caries de un paciente individual

Indicadores complementarios: Su uso queda a disposición del criterio clínico del profesional.

  • No mostrar obturaciones realizadas en ese período.
  • No mostrar raíz expuesta o lesión de furcación.
  • No ser portador de prótesis fija, removible o brackets.
  • No presentar apiñamiento dentario,
  • No bruxismo. (exposición de dentina)

Teniendo en cuenta las características de un paciente de bajo riesgo el profesional sabrá identificar a un paciente con alto riesgo de caries. 

Tiempo entre recitaciones:

  • A título de guía un paciente de bajo riesgo suele ser citado cada 6 meses.
  • Y un paciente de alto riesgo ó con actividad de caries, suele citarse en forma trimestral o mensual para modificar hábitos nocivos. Hasta el cambio  de actitud. 

Salud Dental Para Todos

 La información presente de este sitio web debe ser utilizada a los efectos de promover y proteger la salud pública dental. No debe ser utilizada con fines comerciales.

Dirección: Od. Marcelo Alberto Iruretagoyena

Wilde Provincia de Buenos Aires. Argentina

 Revisado: Abril  2014