Salud Dental Para Todos

 

 

Por Fernando Beramendi

Sobre la fluoración de la sal de mesa

Éxitos de la fluorterapia

  El SMU está desde hace varios años entre quienes impulsan la fluoración de la sal de mesa, que hoy es una realidad. Los resultados de su aplicación son sumamente positivos.

De ello hablan los odontólogos Dr. Francisco Pucci y Dra. María Isabel Ramos –Coordinador y Directora, respectivamente– del Programa de Salud Bucal que funciona en la órbita del MSP.

Historiemos brevemente. En un Comunicado de Prensa del SMU fechado el 6 de marzo de 1991 se decía: «Desde hace 50 años está reconocido científicamente que el flúor es un elemento fundamental para la prevención de la caries dental. Siendo la caries dental una de las patologías más prevalecientes en nuestro país, es fundamental instaurar medidas masivas de prevención. En Uruguay se promovió la fluoración del agua pero al no llevarse a cabo tal medida, la fluoración de la sal puede ser la medida alternativa eficaz. No se promueve mayor consumo de sal, sino que la que se consume sea fluorada. Las experiencias de Suiza, Colombia, Hungría y Costa Rica son alentadoras determinando que si el programa se implementa con todos los requisitos adecuados, es de esperar un cambio favorable en los indicadores de la Salud Bucal. Tal fue la opinión de una Comisión asesora especial integrada por los profesores Dres. Gloria Ruocco, directora de la Cátedra de Medicina Preventiva y Social, y Dr. Rodolfo Maggi, director de Clínica Pediátrica y presidente de la Sociedad Uruguaya de Pediatría que el Comité Ejecutivo del Sindicato Médico de Uruguay hizo suya en forma reciente».

A esa fecha se remonta el comienzo de una política que el Dr. Pucci enmarca con precisión: «La odontología se diferencia de la medicina en que sus dos enfermedades más prevalecientes e importantes y que llevan a la mayor pérdida de dientes tienen métodos eficaces para reducirlas realmente. El conocimiento sobre esas enfermedades ha llevado a la creación de diversos métodos y procedimientos preventivos. Entre ellos ocupa un lugar muy importante el flúor, para la caries dental. A partir de famosas experiencias en la década de los treinta se llegó a la comprobación muy clara de que una ingesta determinada de flúor, de 1 mg diario, llevaba a una reducción importante de la caries dental. El flúor se proporciona de diversas maneras. Hay una regla fundamental: para combatir la caries no hay ninguna medida que sirva siempre para todo el mundo y que sea eficaz. Hay que adoptar un conjunto de medidas.

En ese marco, en los años ‘91 y ‘92, hicimos una encuesta a nivel nacional con 3.400 niños escolares –porque en general para simplificar las cosas se toma como referencia del estado de salud bucal el correspondiente a los 12 años– y se sabe cuántas caries activas obturadas que ocasionaron la pérdida del diente hay. Esto arroja una cifra comparable a nivel mundial.

Los resultados fueron que los niños de esa edad tenían una experiencia de caries de 4,1. Esto comparado internacionalmente y de acuerdo con parámetros que estableció la oms da una prevalecencia moderada, entre poca y mucha. Pero con la especial circunstancia de que en las zonas pobres el problema era mucho peor. Eso se da en todo el mundo».

El Dr. Pucci recuerda: «Siempre pugnamos por la fluoración de las aguas; aquí tuvimos casi 20 años de discusión pero no se concretó por ser un método compulsivo y más caro. Se empezó a impulsar la fluoración de la sal, que ya tenía el antecedente de la yodación que ayudó a combatir el bocio.

Ahí comenzamos con el programa, en 1991. Tuvo un desarrollo lento porque no se pudo acceder a los fondos y porque con todo lo relativo a la promoción de sal hay que andar con pies de plomo. Nosotros somos perfectamente conscientes de que no tenemos que aumentar el consumo de sal pero creemos que es difícil de aumentar o de descender.

Ahora, después de siete años de experiencia, llevamos un control de las empresas salineras y la gráfica del consumo total de sal se ha mantenido más o menos estable. El aumento es despreciable en la sal de uso doméstico.

Tenemos un consumo de 75% de sal fluorada en relación con la sal doméstica y el mensaje es: Si usted consume sal que sea fluorada.

Nos ayudaron mucho las empresas salineras, que tuvieron una participación muy grande.

En 1996 hicimos una encuesta en más de mil niños de doce años que daba una diferencia muy importante de reducción a un 2,5. Eso se debe a la sal fluorada y también al consumo de dentífricos fluorados. Hay un programa del MSP en las escuelas y un aumento en la promoción de los temas de salud, así que realmente estamos muy contentos.

No obstante, vamos a hacer una encuesta similar que tendrá inicio en marzo del año próximo para confrontarla con la del ‘91.

Pero es importante remarcar que el índice de caries pasó de 4,1 en 1991 a 2,5 en 1996».

El Mercosur, algunos riesgos

Pucci alerta sobre problemáticas de la integración: «Se nos avecina una espada de Damocles con el Mercosur.

Hay intención de las salineras, principalmente argentinas, de entrar al mercado y piden que se les dé vía libre. Nosotros creemos que si realmente empieza una competencia feroz ésta se va a dar con la sal común, que tiene menor costo. Los argentinos aparentemente no tienen interés en impulsar la sal fluorada.

Hubo discusiones muy fuertes en el Mercosur. El MSP ha defendido muy bien nuestro programa, que también tiene relación con otros programas. La idea es que no se disminuyan las reglamentaciones que protegen la salud.

Estamos pidiendo simplemente que se modifiquen muchas cosas y que se haga una competencia leal con las salineras uruguayas que hicieron inversiones de millones de dólares para instalar la preparación de la fluoración.

Lo que reclamamos es que las ventas de sal anuales mantengan que la relación entre la sal fluorada y yodada y la otra no sea inferior a un porcentaje fijado cada seis meses. En esto somos moderadamente optimistas.

En los otros países del Mercosur no se ha implementado como en el nuestro. En América Latina se comenzó en Costa Rica, luego Uruguay, Colombia, Venezuela, Jamaica, México, todos con programas en desarrollo, salvo Costa Rica que ya lo ha completado. Nosotros ya estamos casi consolidados y nos sorprendió gratamente el resultado del ‘96.

La propaganda se hizo ante todo a nivel científico y no en forma masiva porque los médicos cardiólogos nos miran con lupa, tenemos una buena comunicación con ellos y les proporcionamos informes constantemente».

Estrategias

La Dra. María Isabel Ramos ubicó este Programa dentro de la política ministerial: «La estrategia primordial del Programa Prioritario de Salud Bucal es de promoción de salud y prevención de las enfermedades prevalecientes. En ese marco está el programa de fluoración de la sal. Hay otros programas que apuntan al área materno-infantil, en escolares y en el binomio madre-niño desde el nacimiento para que el niño no desarrolle la caries dental.

«La única medida –subrayó– que abarca a todo el país y todos los grupos etarios es la fluorterapia sistémica a través de la fluoración de la sal».

El Dr. Pucci comentó satisfecho que «los niños libres de caries aumentaron de 15% en el ‘91 a 26% en el ‘97, lo cual significa un aumento de 77% y una disminución en los 12 años de 36%».

Sindicato Médico del Uruguay
Bulevar Artigas 1515 - 11200 - Montevideo - Uruguay
Tel. (598 2) 401 47 01 - Fax. (598 2) 402 61 70


Salud Dental Para Todos

 La información presente de este sitio web debe ser utilizada a los efectos de promover y proteger la salud pública dental. No debe ser utilizada con fines comerciales.

Dirección: Od. Marcelo Alberto Iruretagoyena

Wilde Provincia de Buenos Aires. Argentina

 Revisado: Abril  2014