Salud Dental Para Todos

 

Secado del conducto radicular

E-mail: Od. Marcelo Alberto Iruretagoyena

Un paso crítico para una obturación de conductos satisfactoria, es el secado de la cámara pulpar y los conductos radiculares conformados.

El secado del interior de la luz del conducto tiene como fin eliminar el líquido que se ha utilizado como irrigación. Como es sabido un líquido no es compresible, el espacio que un líquido ocupa en los conductos accesorios y delta apical no puede ser ocupado por el cemento sellador.(1,2)

La eliminación del liquido que se ha usado para irrigar el conducto debe ser eliminado en dos etapas:

  1. Eliminar el líquido de la cámara pulpar. Esto se lleva a cavo con torundas estériles empacadas suavemente en la cámara pulpar y se continua con aire a presión para que se evapore en su totalidad. El extremo de la jeringa triple no debe colocarse encima del conducto de entrada, por el riesgo de producir un efisema.
  2. El secado del conducto radicular se lleva a cabo con puntas de papel absorbentes estériles de la siguiente manera. Se elije una punta de papel del diámetro del último instrumento utilizado para ensanchar el conducto en este caso un Nº 35 , se lo introduce hasta el fondo del conducto y se los deja unos segundos. Se continua con un número inferior en este caso el Nº 30 y así sucesivamente hasta llegar al Nº 20 que seca la totalidad del conducto. (Ver video) y luego del secado verificar la longitud de trabajo con el localizador de ápice.
 

 

Siguiente página

Bibliografíia

Salud Dental Para Todos

 La información presente de este sitio web debe ser utilizada a los efectos de promover y proteger la salud pública dental. No debe ser utilizada con fines comerciales.

Dirección: Od. Marcelo Alberto Iruretagoyena

Wilde Provincia de Buenos Aires. Argentina

 Revisado: Abril  2014