Salud Dental Para Todos

 

Signos y Síntomas Generales de la Diabetes y su Manifestación Bucal.

E-mail: Od. Marcelo Alberto Iruretagoyena

Xerostomía, agrandamiento de la parótida, disgeusias y ardor de lengua.

Desde 1862 se describieron las manifestaciones de la diabetes sacarina en la boca. Se piensa que los síntomas en la cavidad bucal surgen con mayor rapidez y son más intensos en la forma insulinodependientes no controlada que en la insulino no dependiente no controlada. Sin embargo, varias investigaciones han analizado variables entre los diabéticos, como edad, sexo, tipo de diabetes, duración del trastorno, control metabólico y tabaquismo. La edad, la duración de la enfermedad y el grado de control metebólico influyen en los signos y los síntomas en mayor grado que el tipo de enfermedad prersente. Entre los trastornos comunes están disminución del flujo de saliva y ardor en la boca o la lengua..También se ha señalado agrandamiento simultáneo de glándulas parótidas quizá como consecuencia de alteraciones en la membrana basal de los conductos parotídeos u otros cambios histipatológicos.

En ocaciones, el agrandamiento parotídeo puede ser reversible en forma parcial si se logra el control metabólico de la diabetes. Sin embargo, se han señalado disminución leve del flujo de saliva y aumento de la glucosa en dicho líquido a pesar del control diabético eficaz. También se ha indicado aumento del contenido de glucosa en el líquido de los surcos gingivales y ello pudiera explicar, en parte los incrementos de glucosa en la saliva completa. La glucosa en el líquido gingival puede ocasionar alteración de la microflora de las placa bacteriana e influir en la aparición de la enfermedad periodontal y caries dental.

A menudo la xerostomía actúa como factor causal secundario de enfermedades de la boca. La mucosa seca de la cavidad bucal puede sufrir daño fácilmente y ser más susceptible a infecciones por microorganismos oportunistas como Candida albicans.

La xerostomía también predispone a la mayor acumulación de placa y restos de alimentos, y puede contribuir a una incidencia más alta de periodontitis y caries. Hay que destacar que muchos diabéticos pueden tener otras complicaciones de su enfermedad y que pueden recibir medicamentos que induzcan la xerostomía y la perpetúen y refuercen.

El ardor en la boca o la lengua puede aparecer como efecto de la xerostomía. Como otra posibilidad, puede ser resultado de neuropatía diabética. La disgeusia o alteración en el sentido del gusto puede tener causas similares o ser consecuencia de alteraciones en los receptores de glucosa, porque la disminución en el sentido del gusto suele ser más notable para la sacarosa.

Caries dental

La diabetes no controlada o con control deficiente en humanos y en animales de experimentación se ha acompañado de una mayor incidencia en la caries dental, ello sin duda, se relaciona con mayores cifras de glucosa en saliva y el líquido en los surcos gingivales. Sin embargo, ha habido algo de contrversia respecto a la incidencia de caries en diabéticos tratados. Se ha publicado que el individuo perfectamente controlado de su diabetes tiene una tasa normal de esta complicación o incluso menor, aunque Jones y colaboradores identificaron una mayor incidencia de caries en diabéticos a pesar de mayor autocuidado de la cavidad bucal entre los diabéticos estudiados. Sin embargo, el peso de las pruebas disponibles sugiere que diabético con control adecuado de su mal tiene menor incidencia de caries por la disminución de los carbohidratos de la dieta, control metabólico eficaz y cumplimiento de los métodos de higiene de la boca y de las citas con el dentista, para atención.

Enfermedad periodontal

Los cambios fisiopatólogicos propios de la diabetes afectan tejidos de la boca al igual que los otros órganos y sistemas. Casi todas las autoridades en la materia aceptan que la diabetes sin control o con control deficiente se acompaña de una mayor suceptibilidad a infecciones bucales, incluida la periodontitis. La hiperplasia gingival notable puede constituir el primer signo clínico de la enfermedad y haber lentitud en la cicatrización. A diferencia de ello, la presencia de infecciones incluida la enfermedad periodontal avanzada, aumenta la resistencia a la insulina y empeora el estado diabético. . Desde hace varios años se han estudiado la incidencia y la intensidad de la gingivitis y la periodontitis en diabéticos controlados. Sin embargo, incluso hoy día no hay aceptación unánime de la relación que priva entre los dos cuadros.

Los grupos de diabéticos muestran muchas variables en la evolución de su trastorno, que incluyen el tipo de enfermedad, duración, edad de comienzo, presencia ausencia de complicaciones y grado de control metabólico. Los primeros estudios rara vez tomaron consideración a estas variables. Además los métodos antiguos de valoración y vigilancia de la glucemia eran menos exactos que los utilizados hoy día.

Por estas razones, los estudios originales quizá tuvieron menor validez y sus resultados fueron muy heterogéneos. Los señalamientos más nuevos siguen mostrando variabilidad en los resultados, pero la mayor parte de las pruebas señala que existe una relación directa entre diabetes sacarina y la enfermedad periodontal. Poe ej , la incidencia e intensidad, de la gingivitis marginal son mayores en los niños diabéticos que en los no diabéticos. La incidencia de la periodontitis aumenta en los diabéticos después de la pubertad y conforme tienen mayor edad la pobación de pacientes aunque no cambian los patógenos periodontales de las placas.

La intensidad de la destrucción periodontal al parecer depende del tipo de enfermedad (insulinodependientes en comparación con los no insulinodependientes), con el control metabólico y con la duración del trastorno.La enfermedad peridontal puede ser más frecuente e intensa en personas con las complicaciones sistémicas de la diabetes avanzada y esta mayor suceptibilidad surge en presencia o ausencia de mayores concentraciones de placas y cálculos.

Algunas publicaciones han identificado microangíopatias en tejidos periodontales de diabéticos, pero estos cambios vasculares no se relacionan con una mayor destrucción peridontal. En teoria, las microangiopatías pueden turbar la oxigenación, la nutrición y la eliminación de productos de deshecho en las células y debilitar la resistencia del

húesped de la periodontitis incluidas por placas. Sin embargo no todos los diabéticos presentan microangiopatías. Otros factores predisponentes, sugeridos en estudios en animales o humanos, incluyen disminución de la síntedsis de colágena e incremento de actividad de la colagenasa entre los diabéticos. Ello, por supuesto pudiera ocasionar una destrucción acelerada y lentificación del restablecimento en presencia de enfermedad periodontal inducida por placa. En la diabetes insulinodependiente disminuye el contenido de minerales de huesos y la nefropatía diabética puede acompañarse de hiperparatiroidimo secundario. Cada uno de estos factores puede ocacionar la destrucción acelerada del hueso alveolar. En algunos diabéticos e incluso en parientes de ellos se han identificado deficiencias en la quimiotaxia de polimorfonucleares y la fagocitosis de estas células. Dichos efectos pudieran disminuir la resistencia del huesped a la infección. A veces persiste la alteración funcional de los polimorfonucleares a pesar de que se implante un control metabólico eficaz de la enfermedad.Yello pudiera explicar parcialmente por qué algunos diabéticos bien controlados siguen mostrando destrucción pertiodontal más intensa.

La información como la señalada indica que el odontólogo debe valorar con gran cuidado y en cada diabético su estado periodontal.

Las publicaciones sobre problemas periodontales incluyen señalamientos de casos que describen mejoría extraordinaria en el estado de la boca en diabéticos no diagnosticados cuando se implantó la regulación metabólicoa. Por lo contrario, las

infecciones graves de cualquier tipo pueden intensificar la resistencia a la insulina e impedir el control metabólico. A veces las infecciones de la boca pueden ser mortales para los diabéticos. En 1960, Williams y Maham demostraron que era posible disminuir las dosis necesarias de insulina en algunos diabéticos de tipo l después de terapéutica periodontal, y sus datos han sido reforzados parcialmente por los estudios más recientes. Por ello, se debe realizarse la regulación metabólica meticulosa de la diabetes junto con el control preciso de la enfermedad periodontal para que la persona esté en estado óptimo  en cuanto a su salud. Es importante identificar y corregir, en la medida de lo posible, los factores de peligro de que surja enfermedad periodontal. Se ha considerado que la periodontitis y la diabetes son enfermedades que se controlan mas no se curan, y que es escencisal la colaboración del enfermo para obtener dicho control. Algunos datos señalan que los diabéticos conscientes y que cumplen estrictamente las recomendaciones terapéuticas tienden a colaborar más en lo que se refiere a los tratamientos odontológicos y bucales.

Enfermedades de las mucosas

Como señalamos, la diabetes con control inadecuado puede acompañarse de una mayor incidencia de xerostomía e infecciones oportunistas, como la candidiasis. Se ha señalado, aunque no corroborado, la relación entre el liquen plano de la boca y la diabetes. En diabéticos se ha descripto una mayor incidencia de liquen plano erosivo y un resumen reciente informó de una mayor incidencia de diabetes, no significativa estadísticamente, en un grupo de 248 pacientes con liquen plano, en comparación con otros enfermos testigos de igual sexo. Las llamadas reacciones farmacológicas liquenoides pueden ser inducidas por productos antidiabéticos y cuando menos pudieran explicar en parte la relación señalada. En algunos individuos se ha encontrado disgeusia como uno de los signos temprano de diabetes; ello pudiera ser consecuencia de la presencia de alteraciones en los receptores de glucosa o de manifestaciones leves de neuropatía diabética.

Bibliografía:

  1. Jeffrey D. Bennett. Jeffrey B. Dembo. Clínicas Odontológicas de Norteamerica. Vol 3 /1995 "Urgencias Médicas en el Consultorio Dental" Editorial Interamericana

  2.  John S. Rutkasuskas.Clínicas Odontológicas de Norteamerica Vol 3 /1994 "Consideraciones Prácticas en el Cuidado de Pacientes Especiales". Editorial Interamericana.

 
 

Salud Dental Para Todos

 La información presente de este sitio web debe ser utilizada a los efectos de promover y proteger la salud pública dental. No debe ser utilizada con fines comerciales.

Dirección: Od. Marcelo Alberto Iruretagoyena

Wilde Provincia de Buenos Aires. Argentina

 Revisado: Septiembre 2018